¿Vale la Pena Estudiar Jonestown?

by Luis Ángel González Rocha

(Luis Ángel González Rocha es Estudiante de la licenciatura en Historia por la Universidad de Guanajuato y Profesor de Náhuatl Clásico en el departamento de Historia de la Universidad de Guanajuato.)

El estar cerca el día para conmemorarse otro aniversario de la tragedia de Jonestown, nos otorga una oportunidad para preguntarnos qué sabemos realmente sobre este tópico. Al tener hoy en día acceso a un enorme corpus de fuentes primarias, no asegura que con consultarlas podamos obtener la verdad detrás de esta tragedia. Además de distintas causas que convergieron aquel 18 de noviembre de 1978, esas mismas pueden ser interpretadas bajo muy distintos criterios. Algunos sólo verán el aspecto religioso y los llamará seguidores de una secta, para otros pudieron haber sido comunistas de su tiempo y algunos más considerarán ambos aspectos como fundamentales para tener una imagen mucho más amplia del evento.

Pero volviendo al tema de las fuentes primarias, el tener acceso a ellas vía internet permite otra ventaja: difusión. Sería interesante conocer cómo es percibida esta tragedia fuera de los Estados Unidos. Una búsqueda por la web nos puede dar una idea al respecto, especialmente en la plataforma de Youtube; fue a través de este sitio donde escuché el nombre de Jonestown por primera vez. Hay un video creado por el youtuber Ángel David Revilla (mejor conocido como “Dross”) y el enfoque está dirigido más hacia el entretenimiento en áreas como lo paranormal, así como aspectos tétricos y bizarros que pueden encontrarse en el mundo; el tema de Jonestown no fue excluido de esto.

Más allá de las imágenes y los efectos de sonido, la información que ofrece es muy escueta, carente de análisis y vista desde una perspectiva que induce al mero morbo, llegando incluso a finalizar con fragmentos de la cinta de suicidio y fotografías del sitio tras la tragedia. Quien vea únicamente este video, es posible que termine con una visión bastante borrosa del evento. Los comentarios hechos por los internautas son prueba de ello. En prácticamente todos, encuentro que se limitan de hablar sobre esto como una mera secta religiosa y más de uno ha terminado por denigrar cualquier manifestación religiosa. Nadie comenta sobre el carácter marxista que poseía o siquiera preguntándose quiénes conformaban el grupo—en el video se dice que los adeptos predilectos eran personas pobres y sin cultura.

No es un ataque a “Dross” pues él mismo ha llegado a decir que su único objetivo es el de entretener y que el 95% del contenido de su canal es eso, entretenimiento; pero considerando que este video tienen más de 2 millones de vistas, resulta innegable que tiene una importancia en cuanto a la difusión del tema. Otros videos de esta plataforma no se alejan mucho de este problema y en el mejor de los casos, lo mencionan de manera muy rápida. Sólo a través de Google pude llegar a este sitio, “Alternative Considerations of Jonestown and Peoples Temple,” y desde entonces me he preocupado por darlo a conocer entre los compañeros de mi carrera.

Yo estudio Historia en la Universidad de Guanajuato y he tenido oportunidad de leer trabajos muy buenos hechos por compañeros y que abordan distintos temas desde perspectivas que han llegado a ser bastante originales y que terminan enriqueciendo este campo de trabajo ¿Por qué no hacer esto sobre Jonestown? Gracias a esta premisa, este sitio web ha crecido, pero considero que si se elaboraran trabajos desde la perspectiva de otros países, se obtendrán resultados muy fructíferos.

Uno de los obstáculos que hay que tener en cuenta es que parece ser que Jonestown solamente es conocido en los Estados Unidos, y al parecer sólo entre personas mayores pues realmente no he conocido a jóvenes norteamericanos que sepan al respecto y literalmente lo ignoran. Lo que se sabe en México es que sencillamente un hombre creó una secta religiosa y ordenó un suicidio, y para muchos no pasa de ser otro culto más. Aun con un archivo a la mano, el lenguaje representa otro obstáculo, no insuperable pero sí presente. Digo esto porque he conocido a personas quienes, tras escuchar al respecto, muestran un genuino interés en conocer más pero no dominan el suficiente inglés como para investigar de manera más meticulosa.

Por ejemplo, el 29 de abril del presente año, un amigo estudiante de Filosofía llamado Esaú Ríos Díaz y yo dimos una conferencia ante un grupo de estudiantes de preparatoria para un curso llamado “Te Invito a Pensar.” A lo largo del mismo se vieron temas aptos para hacer preguntas y así aprovechar el ejercicio de la Filosofía. En todo momento nos preocupamos por ser lo más objetivo para que los jóvenes pudieran ofrecer su interpretación. Al final quedaron tan cautivados que me han pedido impartir otra conferencia relacionada a Jonestown, misma que ya se ha programado para el 18 de noviembre del presente año. Tristemente muchos de los jóvenes que asistieron no dominan el inglés y por lo tanto se encuentran limitados a artículos de dudosa procedencia o videos de mero entretenimiento que son percibidos como documentales serios.

He intentado traducir los documentos de esta página al español, pero no se ha logrado al ritmo que me gustaría hacerlo y son muy pocas las personas que me han podido ayudar en esta enorme tardea. No planeo de ninguna manera abandonar este proyecto, pero se hará a un paso lento. Mi intención es que los castellano parlantes puedan, además de conocer el tema, tener acceso a esta riqueza documental y así poder entablar un vínculo entre este grupo político religioso y los acontecimientos vividos en Latinoamérica en esos años, pues no podemos negar que Jim Jones estaba al tanto de lo que ocurría en varios de estos países—las referencias hacia Víctor Jara y a la caída de Salvador Allende son prueba de ello.

Finalmente y no menos importante, acercarnos a este movimiento nos permitirá humanizar a las víctimas de toda esta tragedia y tal vez nos permita entrever los peligros que conlleva el seguir a un líder hasta las últimas consecuencias ¿Por qué Jim Jones tuvo seguidores? ¿Cómo se idealizaban a sí mismos? Y aquí no hablo únicamente del círculo íntimo de Jones, sino de aquellos adeptos que no ostentaron un cargo de alta jerarquía. Hay muchos trabajos que se enfocan hacia Jones y a las personas más cercanas a él, pero, al menos hasta la fecha, no he tenido oportunidad de leer alguna investigación que profundice verdaderamente en todos sus seguidores. La respuesta será compleja pero al menos podremos quitar el estigma de que les lavaron el cerebro o que la CIA planeó todo.

Es un tema que debe de permanecer vivo y para eso se le debe de seguir trabajando. Esto mantendrá la memoria histórica pues como ya mencioné, cuando he tenido oportunidad de platicar con jóvenes norteamericanos que vienen de intercambio, dicen jamás haber escuchado sobre Jonestown o su líder, ni siquiera acerca de los movimientos sociales más fundamentales de su historia ¿En qué puede afectar esto? Estados Unidos ha pasado de tener al primer presidente afroamericano a elegir a uno abiertamente racista. Eso puede demostrar que muchos parecen haber olvidado que movimientos sociales como Jonestown, surgieron con la intención de, entre otras causas,  contrarrestar la segregación racial que fue muy notoria en el siglo XX y que parece estar aún vigente.

“A quien encuentre esta nota:

Reúne todas las grabaciones, todos los escritos, toda la historia. La historia de este movimiento, esta acción, debe ser examinada una y otra vez. Debe de ser comprendida en todas sus increíbles dimensiones.” [Richard Tropp’s Last Letter]

Esto se encontró en una nota que fue escrita en el último día de Jonestown. Los documentos han sido reunidos, pero el verdadero trabajo apenas ha comenzado.

 

Originally posted on October 30th, 2017.

Skip to main content